1. La Dura Vida del Lobo Feroz

Hay miles y miles de personas en este mundo que se quejan por ser humanos. Su mayor deseo en esta vida sería ser un animal, principalmente porque no tendrían que trabajar (vamos bien teniendo eso como base de un deseo…). Sin embargo, ser otro animal no es fácil, especialmente si eres un lobo. El lobo no trabaja, pero es perseguido por el hombre desde tiempos inmemoriales. El motivo principal siempre ha sido el ganado, ya que el lobo aprovechaba la ausencia del dueño para zamparse una, dos, tres, todas las ovejas que hicieran falta. Perder un animal no sale barato precisamente: es una fuente de lácteos, carne, lana y, en definitiva, dinero que pierdes. Por eso es que el lobo es considerado un animal madafaka. Por eso y porque de vez en cuando, en otros tiempos (cuando no había iPhone y eso), te desaparecía algún niño de tu camada. Es lo que tiene dejar a Pedrito y a sus amigos jugar solos en el bosque. No sé en qué estaban pensando esos padres. Yo creo que en parte les molaba eso de quitarse de en medio a alguno cuando veían que el número de descendientes superaba la docena o por ahí.

nick-karvounis-156107.jpg

Total, que desde entonces al lobo le han dado leña. Su número se ha reducido considerablemente y, aunque no es considerado una especie en peligro de extinción a nivel global, a nivel nacional, dentro de los distintos territorios en los que se encuentra, sí se piensa que está en esa situación. Ya desde pequeños, a todos nos inculcan que los lobos son malos malísimos. ¿A quién no le han contado el cuento de Caperucita Roja? ¿Y el de Los Siete Cabritillos? ¿Y Los Tres Cerditos? Y eso que hoy en día no tenemos por qué tener miedo a esta especie (bueno, si eres ganadero sí). Jamás de los jamases nos han contado un cuento donde el lobo salga bien parado. NUNCA.

Yo algún día de mi vida tengo la intención de fusionar uno de mis óvulos con un espermatozoide y albergar un cigoto en mi interior. Cuando ese proyecto de humano decida salir de mi útero, ¿qué voy a hacer para entretenerle? Supongo que contarle un cuento, como toda la vida se ha hecho, pero soy bióloga y amante de los animales; me veo incapaz de decirle que los lobos son unas criaturas del averno. Complicado, ¿eh? Yo re-redactaría esos malditos cuentos y trataría de dejar al lobo en una buena posición de una vez. Por ejemplo, en cualquiera de sus apariciones en los cuentos clásicos, yo no cambiaría la trama principal, pero sí aportaría una narrativa empática en la que el niño comprendiese que para un lobo solitario no es fácil cazar y sobrevivir solo, ya que es un animal social que necesita de la manada para conseguir comida. Es un lobo triste, que echa de menos la vida que llevaba acompañado de sus congéneres y que cada vez se encuentra más y más deprimido; y, sobre todo, es un lobo hambriento, que va a ir a por lo que sea con tal de comer, esté destrozando una vida o no.

Pero los cuentos clásicos no sólo pintan al lobo como el malo de la película; no conformes con eso, lo humillan y torturan. ¿Qué es eso de abrirle la barriga al bicho y meterle piedras? Hay que ser sádico de narices. Siguiendo con la reflexión anterior, yo propondría otro tipo de final; uno en el que las presas comprendan la desesperación del lobo y decidan ayudarle. Por ejemplo, la historia de Caperucita Roja podría tener un final alternativo en el que la abuelita y la niña hablan con el lobo tras ser sacadas de su barriga, se compadecen de ese animal abandonado y hambriento y se animan a adoptarlo, dándole así la comida que necesita y el calor de una familia. Con esto no sólo se estaría transmitiendo a los niños que no hay animales buenos ni malos, sino que también lleva implícito el mensaje de que a veces las personas actúan mal porque se encuentran en una situación límite.

No sé, reflexiones que le vienen a una de vez en cuando, pero sí es cierto que el trato de los lobos en los cuentos es un tema de mi interés, porque demuestra lo poco conectados que estamos nosotros con respecto al resto de especies animales y por eso me gustaría cambiar el punto de vista de todas las personas que no conocen a esta especie y lo maravilloso que es tenerla en éste, nuestro planeta.

 

Tengan un buen día, señores.

 

BY VIBRIO VIBRENSIS