5. El Western que más gusta a un biólogo

El post de hoy será breve (creo). Hoy vamos a hablar de cine (creo). Y de biología (creo). ¡Basta ya! ¡Parezco creyente! En realidad va a ser un poco todo. Sabéis lo que opino sobre la relación que tiene el cine con los biólogos, pero en esta ocasión vemos que ciertos términos que se usan para designar géneros de películas en el séptimo arte nos pueden servir para hacer chistes que sólo un biólogo puede entender.

Sabéis lo que es un Western-Blot, ¿no? Si sois biólogos y no los sabéis merecéis que os cuelguen en la horca. Para los lectores profanos: se trata de una técnica usada en biología molecular que consiste en separar e identificar las proteínas que en una muestra se encuentran. Hacerla en laboratorio es un coñazo, ya os lo digo por adelantado. Consiste primero en tener unas células de las cuales saques esas proteínas (OBVIAMENTE, no te las va a traer el Espíritu Santo), destrozarlas con una serie de pasos tan sorprendentes como crueles, purificar en la medida de lo posible las proteínas, deshaciéndote del resto de cosas que para este experimento son mierda, separar las proteínas por sus tamaños, transferirlas a una membrana que deberás lavar más de lo que lavaban la ropa en el siglo pasado con la tabla ésa chunga y así quitar más mierda que pueda haber, poner un anticuerpo marcado a la membrana que será el que detecte a la proteína que nos interesa y luego ir a revelar el resultado a un cuarto oscuro con luces rojas como si de fotógrafos nos tratáramos. Ése es el resumen resumidísimo de lo que se hace en un Western-Blot. Y todo esto te puede llevar más o menos 1 semana. Para que veáis.

3 kind of western

Ahora que sabéis qué es un Western-Blot puedo contaros el chiste del siglo: resulta que mientras estaba en el laboratorio durante los primeros días, me topé con una imagen que por lo menos a mí me hizo reír. Ésta es la imagen en cuestión:

¡Qué guapo era Clint Eastwood de joven! Pero bueno, dejando mi fetiche con este hombre aparte, por si alguien no entiende lo que pone en inglés, lo traduciré: “Hay tres tipos de Westerns…El Bueno, el Malo y el Feo”. La referencia es clara y la coña viene por lo siguiente: como veis, en las fotos aparecen unas rayitas negras; cada rayita es un tipo de proteína y cada columna correspondería a una muestra de las que partimos. Cuando las rayitas están a la misma altura, quiere decir que esas proteínas pesan lo mismo, luego o son la misma o son muy parecidas. Si existe alguna ligera diferencia en la altura, entonces serían proteínas distintas. Bien, dicho esto, analicemos dónde demonios está la gracia en todo esto (o dónde se la veo yo, por lo menos). Cuando habla de Westerns se refiere a la técnica Western-Blot; cómo tienen el mismo término pues aprovechas y haces un chiste con ello. El Bueno es un Western muy limpio; el fondo es blanco y las rayas son negras. Chim pum. Vemos las rayitas superclaras, todo muy ordenado. Dan ganas de enmarcarlo y todo. Pero ahora hablemos del malo: es un Western donde te han salido mil proteínas, las cuales no sólo se distinguen por las rayitas sino también por el degradado, que en biología se llama smear, y que básicamente se traduce en mierda. Mierda que no te deja ver bien las bandas que esconde en su interior y que hace acto de presencia con el fin de torturarte. Encima vemos que hay algunas bandas que están muy negras, que más que rayas parecen óvalos. Eso quiere decir 2 cosas: 1) que hay mucha proteína del mismo tipo en ese espacio, 2) que hemos tardado mucho tiempo en revelar la película fotográfica que usamos para copiar el resultado de la membrana. A veces este segundo motivo es necesario hacerlo porque, como vemos en la foto (quizá si achinamos mucho los ojos), hay unas banditas más tenues que, os expones más tiempo la película a la membrana o no las ves ni de broma y pueden darte información útil. Encima vemos que hay zonas grisáceas en la imagen que no corresponden a ninguna bandita; eso es que el anticuerpo se ha pegado a esas zonas because yes con el fin de estropear más aún si cabe la belleza de tu experimento. Este Western ya no gusta tanto para poner en la pared de tu casa, pero el mejor es el tercero: EL FEO. ¡JUAJAJAJUAAUJAUJAUJAUA! Es que el nombre le viene que ni pintado. Pero, ¿qué mierda es eso? Mira que he visto Westerns, pero jamás uno como ése. Parece una cagarruta de pájaro, ¡AJAJAJAJAJJAJAJAJAJJAJAJAAJJAJAJAJ! ¿Qué narices le han hecho a esa pobre membrana? Se han ido todas las proteínas a tomar por saco, mezclándose en un obsceno y abstracto borrón. Os juro que por muy mal que hagas un Western no tengo ni idea de cómo pudieron obtener semejante engendro. En fin, así se ha ganado su título en esta película.

Bueno, al final no fue tan breve el post, pero divertido yo creo que un rato. Os he hablado de biocosas biocomplejas, pero nos hemos reído un poco gracias a las aberraciones que paren otros. Ahora sí podéis reíros de este tipo de chistes, como yo.